Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.
Café de Etiopía. Chelbessa.

Café de Etiopía. Chelbessa.

Precio habitual €8,40 €0,00 Precio unitario por
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Perfil Sensorial: Fruta de hueso, Frambuesa, Cítricos, Té negro y Floral 

Origen: Etiopía

Región: Yirgacheffe

Altitud: 1.550-2.200 msnm. 

Productor: Pequeños Productores

Proceso: Lavado

Varietal: Heirloom

Café de producción ORGÁNICA

Acerca de este Café

Si eres un enamorado del café de Etiopía, éste es un buen ejemplo de su región, sus notas frutales, cítricas y florales nos recuerdan la pureza de su origen. 

Este café sido procesado en la nueva estación de lavado de Chelbessa, que a pesar de su juventud, está dirigida de manera familiar y está produciendo cafés excepcionales junto a algunos de los equipos más reconocidos y asentados en la región.

Cultivo

Los agricultores de esta región han cultivado café durante generaciones. Son verdaderos especialistas y están comprometidos con la utilización de métodos de cultivo libre de químicos. 

Estos métodos de cultivo respetuosos con el medio ambiente dan como resultado destacados cafés y Chelbessa aprovecha al máximo estos cafés gracias a sus estrictos estándares de procesado. 

 

COSECHA Y PROCESADO

Todo el café se cosecha a mano de forma selectiva antes de ser entregado en la estación de lavado. Una vez allí, el equipo de Chelbessa se asegura de que solo se procesen las cerezas más maduras, una vez clasificado, el café se despulpa y se fermenta durante 24-36 horas, dependiendo de las condiciones climáticas. Una vez que se completa la fermentación, el pergamino se lava a fondo con agua limpia y se envía a través de canales, que separan cada lote en dos grados según la densidad. Tras esta segunda clasificación, el café se sumerge en tanques de agua de manantial durante 12-24 horas para eliminar todos los rastros de mucílago fermentado.  

Una vez que el pergamino está completamente lavado y empapado, se deja secar en camas elevadas durante 10 a 14 días. Durante este tiempo, el pergamino se gira regularmente y se vuelve a clasificar a mano varias veces para eliminar los granos dañados o descoloridos. El pergamino durante la fase de secado se cubre con plástico durante las horas más calurosas del día para evitar que se seque demasiado rápido. Asimismo, se cubre durante la noche para evitar que la condensación se filtre en el pergamino que se está secando. Este trabajo tan minucioso y delicado da como resultado un perfil de taza verdaderamente exquisito. 


Compartir este producto